martes, 1 de diciembre de 2009

Conexión 207 – Perú

Más imágenes de la gira grabadas por Dani, esta vez Perú: Lima y Arequipa. 
Atentos a twitter y facebook para próximas entregas y conexiones en directo.

http://www.youtube.com/watch?v=LbpMrH11zMg

lunes, 16 de noviembre de 2009

Conexión 207 – Tijuana

Segunda píldora desde méxico esta vez desde tijuana: El aeropuerto, la carretera…Todo desde la cámara de Dani.
Atentos a twitter y facebook para próximas entregas y conexiones en directo.

http://www.youtube.com/watch?v=44gngQTMYPU

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Nos estrenamos como directores y actores de nuestra serie



En esta nueva etapa estamos haciendo muchas cosas distintas, estamos aprendiendo muchísimo, ilusionados y probando cada día cosas nuevas. Pero sí hay algo que estamos haciendo por encima de todo es divertirnos y trabajar ;) Trabajar muy duro para crear nuevos contenidos entorno a lo que siempre hemos hecho y nunca hemos mostrado. Pero ahora hemos ido más allá y, en colaboración con Peugeot, nos hemos lanzado de lleno a crear nuestra propia serie, en la que somos directores y actores. Esperamos que la disfrutéis tanto como nosotros lo estamos haciendo mientras la grabamos.
Os avanzamos… esta serie tendrá 5 capítulos, se volverá interactiva (ya que vuestra participación a través de Twitter y Facebook será decisiva para la evolución de los guiones) y es la semilla de lo que será nuestro propio programa en Internet.
Besos y abrazos!

viernes, 6 de noviembre de 2009

Conexión 207 – primeras imágenes

Desde ya, y mientras dure la gira por sudamérica, encuentra aquí vídeos y conexiones en directo con los G.
En esta primera entrega, grabada con la cámara de Dani, un repaso al primer día de promo, nada más llegar a México.
Atentos a twitter y facebook para próximas entregas y conexiones en directo.

http://www.youtube.com/watch?v=U-NujiHq4Ho

martes, 7 de julio de 2009

Morir de éxito


El otro día mientras hacíamos una entrevista para Cuatro sobre Michael Jackson, recordé una frase que llevo años utilizando: ‘Ése ha muerto de éxito’. La frase no se refiere al término literal y físico de fallecer, sino a la desgracia que puede suponer para algunas personas o empresas el éxito. Michael Jackson no me sirve de referente aunque me hizo recordar la frase. Él lo tuvo desde muy niño y está claro que eso fue lo que le llevó a tener esa vida tan desordenada con un final tan triste, pero para mí ‘Morir de éxito’ lo aplico a esas personas y cosas (entiéndase empresas, equipos, comercios, marcas…)  que en un momento de su vida alcanzan un enorme estatus y por ello empiezan a fallar.
En las empresas cuando algo funciona bien y pasa a convertirse en un boom, corre el peligro de ser un auténtico desastre. Puede que algo resulte a una escala, pero cuando se intenta triplicar dicha escala, comienzan los problemas. Esas tiendas que se quedan sin stock en navidades, los restaurantes que no pueden atender por falta de previsión… ¿Recordáis la campaña de la aerolínea Ryanair regalando billetes gratis a los que se manifestaran en el centro de Barcelona contra Iberia? Su previsión era ofrecer 100 billetes y encontraron más de 1.500 manifestantes convirtiéndose en la peor publicidad que ha tenido la compañía.
A lo largo de nuestra carrera musical hemos visto algunos ejemplos de personas que han muerto de éxito. Recuerdo a nuestro primer manager y nuestra primera compañía de discos que nos sirven de claro ejemplo de lo que estoy contando. El rotundo e inesperado éxito que obtuvimos, hicieron que ambos entraran inmediatamente en una vorágine de fichajes y gastos que no hicieron más que ahogar las cuentas financieras de lo que seguía siendo una pequeña compañía discográfica y una inexperta agencia de contratación. Y lo peor de todo, nuestra confianza y relación con ellos mermó. Coches caros, edificios de 5 plantas, personal no cualificado, comidas en restaurantes de lujo, grabaciones con grupos horribles en los mejores estudios del mundo, etc… son  sólo algunos ejemplos.
¿Qué ocurrió? Al final los G estábamos destinados a tener que editar todos los años por cojones un nuevo disco y hacer interminables giras para salvar los excesos y la falta de previsión de ‘estos’ nuevos yuppies sin previsión; personas que no sabían lo que se les estaba viniendo encima. Si hubieran planificado bien su ‘éxito’ ahora estarían disfrutando de un esplendido retiro a bordo de un yate en lugar de verse obligados a decir adiós a sus empresas.
Pero eso es el pasado, y aunque uno no termina de aprender y continuará equivocándose, sí es cierto que desde hace unos años  las cosas las hacemos cuándo y cómo queremos. Afortunadamente, el tiempo te da esa experiencia que todos necesitamos cuando empiezas una carrera. Muchas veces lamentas no tener una máquina del tiempo y revisitar el pasado. Pero… ¡Qué coño! ¡Que nos quiten lo bailao! ¡ A lo hecho pecho! Nosotros estamos en uno de los mejores momentos de nuestra carrera, disfrutando plenamente lo que hacemos y sobretodo más vivos que nunca.
Termino con una frase que dijo el gran cineasta Ingmar Bergam: “Cumplir años es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena”.

martes, 23 de junio de 2009

La pequeña tienda de la esquina


En el año 2003 siendo director de marketing de Dro Atlantic (Warner Music), tuve que ir a una reunión ‘especial’ en Londres. No se trataba de los rutinarios EMM ‘european marketing meetings’ que se solían hacer cada 2 meses, sino que esta vez era para tratar un asunto importantísimo!
Ahí estábamos los representantes de los principales países (España, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, etc.) sentados esperando recibir instrucciones. Tras una larga e insoportable introducción a lo que todos ya conocíamos como nuevos formatos, Internet y su inminente peligro, etc., fuimos sorprendidos con una nueva arma que sería capaz de salvarnos el culo a los presentes y sobre todo a los accionistas de la multinacional: el DRM (digital rights management) o mejor dicho Gestión de Derechos Digitales: un sofisticado y costosísimo proyecto de millones de euros que iba a blindar a los CD´S de poderse copiar. Caras circunspectas, algunos eufóricos, y en mi caso una total desazón de ver dónde habíamos llegado. Nos tenían en una habitación a los directores de marketing perdiendo el tiempo y el dinero para absolutamente ir a ningún sitio.
Mis comentarios al respecto cayeron como una losa, algún que otro mandamás se sorprendió de tanta sinceridad por mi parte. Mis argumentos fueron duros: que si eso no valía absolutamente para nada, como más tarde se demostraría, que si estábamos poniendo trabas a lo que la gente estaba demandando,  que nos estábamos cerrando y pensando exclusivamente en un formato en vías de extinción…el puto CD!  Un nuevo derroche de tiempo y dinero. Ese día me di cuenta del enorme error que estaban cometiendo las discográficas o sus altos directivos. Estaban dando palos de ciego constantemente y el fin estaba muy cerca.
El DRM fue un absoluto fracaso. El consumidor de música empezó a desconfiar de los discos que llevaban anti-copia, el número de quejas por el mal funcionamiento en distintos aparatos y las reclamaciones jurídicas según las diferentes leyes de cada país fueron en aumento. Hasta las descargas legales que comenzaban a nacer no terminaban de despegar por el miedo a cometer un supuesto delito.
Solamente el morbo de tratar de saltarse ese cepo hizo que los más avispados encontraran rápidamente cualquier manera de destruir el sistema anti-copia, y es que no hay nada peor que prohibir algo al ser humano para que quiera acceder a él cuanto antes. Y es que mi lema es: Si se puede escuchar, se puede copiar o el único disco que no se puede copiar es el disco virgen.
En el año 2006 y siguiendo los consejos de un gran profeta y visionario llamado Steve Jobs (presidente de Apple Inc) todas las compañías se rindieron y suprimieron el DRM de sus discos. Las ventas on-line se triplicaron. Pero ya era tarde, muy tarde, y ésta y otras medidas desafortunadas hicieron que esta industria languideciera y se derrumbara moribunda al pozo en el que se encuentra hoy día.
Pero no estoy aquí para hablar de ventas, formatos, estrategias y del pasado, estoy para hablar de ilusión y futuro y de por qué un grupo con una trayectoria de más de 25 años decide dar este salto y cambiar apostando por una nueva forma de hacer las cosas. A lo largo de todos estos años Hombres G hemos sido pioneros en muchas cosas, desde el primer master digital que se hizo en España con nuestro primer disco 1985, pasando por ser de los primeros grupos en editar en formato CD, aparte de otras muchas innovaciones que fuimos abanderando en todos los sentidos, porque la verdad no le tenemos miedo al futuro… en realidad no le tenemos miedo a nada.

La idea nace durante la gira del verano del 2007. Estábamos pendientes de renovar contrato y novias no nos faltaban. Hablamos de la situación tan triste de las compañías, de la falta de ilusión en innovar, de hacer cosas distintas y entonces suelto la idea de grabar nuevas canciones con alguien que esté totalmente desligado del espíritu actual de las discográficas. Una operadora de telefonía?, un portal de Internet? una fábrica de colchones? Quien sea! Cualquier medio antes que seguir haciendo lo mismo que hemos venido haciendo durante los últimos 25 años. Ensayar, grabar, mezclar el disco, rodar un video,  llevar la canción elegida a la radio para que te den su beneplácito, salir de promo, firmar discos, hacer 4 teles y salir de gira…así hasta el próximo disco… uf que pereza.
Queríamos algo más, algo que nunca se hubiera hecho antes, tener un vínculo directo entre nuestra música y el público sin intermediarios.
Al final, tras muchísimas reuniones con distintas personas, nos dimos cuenta de que quien mejor podía atender nuestra ‘ pequeña tienda en la esquina de la calle’ éramos nosotros. Sabíamos que era un reto importantísimo,  que implicaba un esfuerzo de trabajo añadido, pero quién mejor que nosotros para atender la tienda o poner las copas cuando ‘visitas nuestro bar’.
Estos meses previos al lanzamiento están siendo intensos, llenos de ilusiones, novedades y sorpresas. Qué más le puedes pedir a la vida aparte de una bonoloto con bote incluido! 
Al final de todo, en esta bonita profesión, si quitas discográficas, managers, productores, radios, listas de ventas, Internet, etc., lo único que queda es lo más importante: Una bonita canción.
Bienvenidos a nuestro mundo la puerta está siempre abierta.